La Transparencia, Rendición de Cuentas y Corrupción. Antecedentes de la LCG

Que el pueblo y el Gobierno respeten los derechos de todos. Entre los individuos, como entre las naciones, el respeto al derecho ajeno es la paz.

Confiemos en que todos los mexicanos, aleccionados por la prolongada y dolorosa experiencia de las calamidades de la guerra, cooperaremos en lo adelante al bienestar y a la prosperidad de la Nación, que sólo pueden conseguirse con un inviolable respeto a las leyes con la obediencia a las autoridades elegidas por el pueblo.

En nuestras libres instituciones, el pueblo mexicano es árbitro de su suerte. Con el único fin de sostener la causa del pueblo durante la guerra, mientras no podía elegir a sus mandatarios, he debido, conforme al espíritu de la Constitución, conservar el poder que me había conferido. Terminada ya la lucha, mi deber es convocar desde luego el pueblo, para que, sin ninguna presión de la fuerza y sin ninguna influencia ilegítima, elija con absoluta libertad a quien quiera confiar sus destinos.

Mexicanos: Hemos alcanzado el mayor bien que podíamos desear viendo consumada por segunda vez la independencia de nuestra Patria. Cooperemos todos para poder legarla a nuestros hijos en camino de prosperidad, amando y sosteniendo siempre nuestra independencia y nuestra libertad.

Benito Juárez

(15 de julio de 1867)

Tomado de:
Benito Juárez, Pensamiento y acción, Casa de las Américas, La Habana, 1974.

Tratar de organizar los pensamientos para abordar el tema, escabroso, lleva de por si un grado de dificultad, sin embargo contamos con la ventaja de hacerlo al libre arbitrio y con la esperanza de alcanzar la benevolencia de ustedes, por ello iniciaremos tratando de describir. 

EL FENÓMENO

Podríamos decir, primero, que la lucha entre lo bueno y lo malo se ha dado desde siempre, y que actualmente prevalece, en todas las culturas y sociedades humanas y estar de acuerdo, en segundo término, con los pensadores y estudiosos de que este fenómeno prevalecerá mientras haya hombres sobre la tierra.

Pero también estaremos de acuerdo en que la corrupción, como todos los males, puede y debe tener márgenes de tolerancia, es decir, debe estar controlada, de modo que permita el desarrollo armonioso de la sociedad, en este caso la veracruzana.

Voy a hacer una pregunta:

‑¿Quién de los que hoy asisten a esta reunión, al levantarse o despertarse no piensa  en obtener una ventaja adicional, a la normal, sobre el negocio que está a punto de culminar con algún empresario, o en alguna oficina pública; o en alguna otra cosa en la que se encuentre implícito un acto que transponga las fronteras de lo ético y de lo moral?.

No me la contesten en este momento, solo les pido que quede para la reflexión en lo íntimo de cada uno.

LA LEY

Como en todos los órdenes de la vida del hombre en sociedad, este se ha dado un conjunto de disposiciones que regulan, bien o mal la conducta del hombre, repito, dentro de la sociedad.

Las Leyes se encargan de acotar y conducir las libertades intrínsecas al hombre y en el caso de la corrupción, en nuestro país contamos con un conjunto nada despreciable, por su volumen, de disposiciones legales y reglamentarias para prevenir, aparentemente, la ocurrencia del fenómeno materia de esta charla.

Por cuanto hace a la administración pública, en Veracruz contamos con las Constituciones Políticas de los Estados Unidos Mexicanos y la local para el Estado de Veracruz; las Leyes Orgánicas de los Poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial y sus Reglamentos, en los casos en que estén actualizados; las Leyes de Adquisiciones de Bienes y Servicios; y la de Obra Pública; el Código Financiero para el Estado de Veracruz, que derogó las Leyes de Presupuesto, Contabilidad y Gasto Público, la Ley de Responsabilidades de los Servidores Públicos y otras disposiciones ; que tienen por objeto regular la actuación de los servidores públicos en su desempeño.

Hasta podríamos decir que por Leyes, no paramos.

Transparencia Internacional, organismo no gubernamental, ha emprendido una lucha frontal contra la Corrupción, su fundador Peter Eigen, quien trabajó por mas de 25 años para el Banco Mundial en África y América Latina afirma: “ Si realmente se quiere reducir la pobreza en el mundo, se debe empezar por enfrentar el problema de la corrupción ”.

 A continuación daré algunas cifras y datos relativos a como se percibe la corrupción en los países latinoamericanos comparados con la percepción global de la corrupción, todo ello de acuerdo a las encuestas practicadas por la empresa Gallup bajo contrato con Transparencia Internacional.

 ¿Como afecta la corrupción la vida personal/familiar de los latinoamericanos?

  •  Mientras para el 52.16% de latinoamericanos la corrupción afecta de manera  muy significativa su vida personal/familiar, son solamente un 10.35% de europeos  quienes coinciden con esta afirmación (no incluye europa del este). 

¿Como afecta la corrupción la vida personal/familiar de los latinoamericanos?

 

País

No es significativo

Poco significativo

Muy significativo Total 
Argentina 155 235 705 1095
  14.2% 21.5% 64.4% 100.0%
Bolivia 130 343 828 1301
  10.0% 26.4% 63.6% 100.0%
Colombia 26 81 190 297
  8.8% 27.3% 64.0% 100.0%
Costa Rica 13 22 64 99
  13.1% 22.2% 64.6% 100.0%
Rep. Dominicana 10 47 41 98
  10.2% 48.0% 41.8% 100.0%
Guatemala 35 39 27 101
  34.7% 38.6% 26.7% 100.0%
México 91 396 508 995
  9.1% 39.8% 51.1% 100.0%
Panamá 18 27 56 101
  17.8% 26.7% 55.4% 100.0%
Perú 109 137 150 396
  27.5% 34.6% 37.9% 100.0%

¿Cómo afecta la corrupción la vida política en Latinoamérica?

  •  Mientras que a nivel global el 55% de los entrevistados respondió que la corrupción afecta muy significativamente la vida política de su país, esta cifra fue superior en Latinoamérica (68%)

 ¿Cómo afecta la corrupción la cultura y los valores de la sociedad en Latinoamérica?

  •   Para cerca de 7 de cada 10 latinoamericanos es muy significativa la manera en  que la corrupción afecta la cultura y los valores. Ello contrasta con el nivel global en donde solamente 4 de cada 10 encuestados así lo consideraron. 

Cambios esperados durante los próximos tres años

  •   A pesar de considerar que la corrupción afecta de manera muy significativa  varios aspectos de la vida a nivel nacional, los latinoamericanos se muestran positivos en cuanto a los cambios esperados en los siguientes años.
  •  Mientras que el promedio global de encuestados que respondieron que la  corrupción disminuirá (mucho + poco) fue de alrededor del 20%, en Latinoamérica este promedio fue superior (31%)
  •  Dentro de la región, los colombianos, costarricenses, guatemaltecos y  dominicanos se mostraron particularmente optimistas.

 Como se puede apreciar los mexicanos no caemos dentro del grupo de los optimistas.

 LOS EFECTOS DE LA CORRUPCIÓN EN LA SOCIEDAD

 De acuerdo a las conclusiones de Transparencia Internacional tenemos: 

En lo Económico

El empobrecimiento de los países que han contraído deudas con fondos internacionales, entre los que se encuentra, desgraciadamente, nuestro país, en lugar de haber disminuido se ha incrementado, veamos por qué.

Bajo esquemas de corrupción los empréstitos se han utilizado, en muchos casos para obras superfluas e innecesarias, en lugar de aplicarlos en infraestructura y servicios públicos.

Cuando se distraen los fondos públicos logrados a través de empréstitos o se asignan las obras de manera clientelar, el gasto social se ve impactado y la calidad de las obras disminuida, o los servicios limitados por estas acciones.

Los costos de las obras se incrementan acordes a las cuotas de asignación de obras y contratos, en un diez por ciento o más.

Aquí vale un comentario: Es iluso pensar que un contratista o prestador de servicios absorberá la comisión o “mochada” que tuvo que dar para hacerse de un contrato. Seguramente la calidad de la obra o del servicio sufrirá un importante demérito y este repercutirá forzosamente en la sociedad.

El costo social de la corrupción lo absorbemos todos y el beneficio es para muy pocos.

En lo Político

Un sistema político corroído por la corrupción reproduce y consolida la desigualdad social, preservando las redes de complicidad entre las élites políticas y económicas.

Mantiene funcionando los instrumentos ilegales de control; perpetua la ineficiencia de la burocracia y mantiene una intermediación innecesaria, todo ello conduce a la pérdida de credibilidad y erosiona la legitimidad necesaria para su funcionamiento adecuado y armónico.

Bajo este esquema todos salimos perdiendo la sociedad, los partidos políticos y los actores.

En lo Social

Se acentúan las diferencias sociales cuando el estado asume el papel de mediador de las demandas de los distintos grupos sociales; las clases populares se someten a un proceso de exclusión social y político, al ser alejados del sistema formal, obligándolos a acceder a medios informales de subsistencia.

La carga fiscal en México la soportan los asalariados principalmente.

Algunas ideas:

La mejor política de ahorro que puede instrumentarse para propiciar el camino a la gobernabilidad en nuestro estado será aquella que reduzca los niveles de corrupción existentes.

Se deben eliminar las medidas que impiden un gasto público eficiente y fluido, entendiendo que el control –en tanto función administrativa‑ no es frenar los procesos administrativos en el aparato gubernamental, sino al contrario es la función que propicia su mejor desempeño para alcanzar las metas y objetivos que persiguen las políticas y programas públicos.

Se deben renovar los procesos de programación, presupuestación y sobre todo el de la ejecución del gasto público orientarlos hacia una administración por objetivos, bajo las siguientes premisa:

  • El nivel de eficiencia es la medida de la retribución del responsable de la ejecución de las políticas y programas públicos.
  • El sistema de estímulos y sanciones se aplicará acorde al grado de cumplimiento que observen las Entidades Públicas.

 “Si el programa de obras o acciones a cargo de una Dependencia o Entidad se ejecuta al 60% los sueldos y compensaciones del Titular hasta el nivel de Supervisor deberán verse reducidos hasta el 60% por ciento”.

Ahora la siguiente pregunta: ¿Cómo combatir la corrupción con éxito y reducirla a márgenes adecuados de tolerancia?

La Transparencia

Una de las acciones más necesarias para reducir la corrupción es transparentar la función pública y las relaciones del ente público con los entes sociales y privados, sobre todo con los entes económicos privados, por cuanto hace a la relación económica coactiva que existe entre el estado y los entes económicos.

La cuestión de la transparencia no la debemos referir ni permitir que se polarice, limite y reduzca, exclusivamente en cuanto a que el estado –comprendiendo dentro de este a los Poderes Legislativo, Ejecutivo y Judicial‑ debe transparentar sus acciones, sino que debe ser incluyente.

Me explico, casi todo análisis acerca de la falta de información pública relativa al ejercicio de los recursos; a los resultados de las políticas y programas públicos se limitan, en primer término al poder Ejecutivo; y a un lado o con menos énfasis se dirigen hacia los poderes legislativos y judicial que enfrentan a sus propios problemas. Creo que en su momento se deben abordar los temas que incluyan a los Poderes Legislativos y Judicial dentro del tema de la Gobernabilidad.

Por otra parte, los estudios y la información pública que existen acerca del cumplimiento de las obligaciones fiscales de los contribuyentes son prácticamente inexistentes, o bien están sujetos a un manejo confidencial y hasta con el carácter de Alta Seguridad.

Abordaré a continuación un tema que considero primordial, básico e importante para ser analizado a la luz del proceso transicional hacia la gobernabilidad y la democracia.

Las cargas impositivas, desde mi particular apreciación, en nuestro sistema fiscal se refieren a dos tipos de contribuyentes: el cautivo fijo y el cautivo variable.

En materia fiscal y precisamente de las contribuciones o impuestos, el cautivo fijo lo constituimos usted y yo, si es el caso de que cobremos por nómina y sujetos a un sueldo establecido en un tabulador, por lo que la contribución a que nos obliga la ley es retenida por el empleador, sea persona física, moral y de carácter público o privado. Es decir si somos asalariados no nos podemos hacer a un lado; causamos “ad chalecum” válgaseme el latinazgo.

 El contribuyente cautivo variable lo podrían constituir las empresas, propiedad de personas físicas o morales, que participan en los diferentes sectores o segmentos de la actividad económica en nuestro país:

 Agricultura, ganadería y empresas agropecuarias

 Industria

Comercio

Servicios

Estas empresas o negocios están sujetas a los diversos regímenes fiscales –contribuyente menor, mayor o gran contribuyente y tiene la libertad de reportar sus actividades e ingresos mediante declaraciones parciales a lo largo de un período fiscal y una declaración final, al término de este, obviamente. Ellos tienen también la posibilidad de hacer deducibles una serie de gastos, algunos hasta relacionados con viajes de placer disfrazados de “viaje de negocios” o por la compra de autos de lujo, y otras no muy claras.

La pregunta que lanzo a continuación es: ¿A quien le consta –en tanto miembro de la sociedad‑ que un contribuyente incluido dentro de esta categoría reporte, por ejemplo la totalidad de su producción, en caso de una empresa industrial; o la totalidad de ventas, en caso de una empresa comercial; o la totalidad de servicios prestados, en el caso de las empresas de servicios?

¿Que esto no se debe comprender también dentro del tema de la Transparencia y por lo tanto hacer pública la información fiscal?

Desde luego que habrá quien acuse que la confidencialidad de los ingresos o recursos que mueve un empresario debe conservarse en salvaguarda y garantía de la propia seguridad personal, estoy de acuerdo.

Pero de que debe existir un mecanismo, elevado a la condición de ley, que atendiendo la inquietud planteada arriba proteja la confidencialidad de la información, es indudable que lo debemos contemplar.

El mecanismo existe y se llama sistema de contabilidad el cual se basa en un conjunto de disposiciones conocidos como Normas y Principios de Contabilidad.

La aplicación de dichos principios, que son de aplicación general, quedan bajo la responsabilidad de los Contadores Públicos, en tanto responsables de los sistemas de contabilidad en las Empresas Privadas y en las Entidades Públicas.

Saliéndome un poco de la Reflexión en voz alta, a la que el CETRADE nos ha convocado, me permito elevar mi propuesta en el sentido de que se debe de elevar a nivel de iniciativa una Ley General de Sistemas de Contabilidad, Información y Comunicación Electrónica de aplicación general y obligatoria que tenga como objetivo establecer las cuentas contables, presupuestales, de costos y financieras; los reportes económicos y financieros y la declaración parcial y anual de ingresos a las que se sujeten los entes económicos nacionales, tanto públicos como privados.

Obligar a los empresarios mexicanos y a las Entidades Públicas  a adoptar un sistema de esta naturaleza, además de insertar al país en el uso de las Nuevas Tecnologías de la Información y Comunicación de uso global en las principales economías mundiales; propiciaría el diseño y establecimiento de las condiciones necesarias para una contribución fiscal democrática; a la vez sería la base fundamental para la transición hacia la democracia económica y fiscal.

La adopción de políticas y programas públicos que incentiven la utilización de las Nuevas Tecnologías de la Información y Comunicación contribuiría al éxito de la medida recomendada, propiciaría el desarrollo en nuestro país del comercio electrónico –por la Internet‑ y nos metería de lleno en el comercio global, además de que facilitaría la recaudación hacendaria en los tres niveles de gobierno.

La federación, los estados y los municipios contarían con los instrumentos mas modernos para fortalecer sus haciendas públicas al contar con la posibilidad de compartir las bases de datos tributarias.

En Europa, España, por utilizar un ejemplo de país con el que nos identificamos plenamente los incentivos –subvenciones‑ que otorgan los gobiernos locales, en conjunto, conllevan erogaciones anuales de varios cientos de millones de euros y desde luego se guían por varias líneas de acción que permiten el avance gradual hacia la globalización de la economía española.

Según datos publicados en la Internet, la economía española se basa en un 30% en el comercio electrónico, porcentaje que muy pronto alcanzará al del comercio informal en nuestro país, estimado en un 40%.

Por otra parte los sistemas de información y de comunicación diseñados por los administradores deben adoptar las nuevas tecnologías para lo cual la adecuación de los marcos regulatorios deben ser sometidos a una rigurosa y estricta revisión adaptándolos a las nuevas necesidades de este Veracruz del Siglo XXI, incluyendo el acceso a la información pública relevante, que permita la posibilidad de que la sociedad tenga ventanas para visar la información relacionada con la prestación de los servicios públicos; la programación, presupuestación y ejecución de obras públicas y los procesos de asignación de obras y contratación de servicios y la proveeduría de bienes; así como a la evaluación de los resultados obtenidos por las Dependencias y Entidades dependientes del Poder Ejecutivo, así como por los Poderes Legislativo y Judicial; y de igual manera acceso a la información tributaria del sector productivo.

Rendición de Cuentas

Como consecuencia de las anteriores propuestas la rendición de cuentas sería prácticamente una cuestión protocolaria ya que como se desprendería del análisis minucioso de dichas propuestas, el uso de las Nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación conlleva la posibilidad de abrir la información bajo mecanismos regulados por una Ley de la Información que ya en algunos estados existe.

Obvio resulta concluir que en el diseño de los instrumentos legales bajo criterios democratizadores radica la simiente del nuevo Veracruz.

Por el contrario, su ignorancia –dejar las leyes como están‑ o manipulación y adecuación al manejo patrimonialista continuará sumiendo al estado de Veracruz en la corrupción y a merced de los grupos de poder.

Los actores políticos de nuestro estado están ante la encrucijada: Aceptan el reto de construir el Veracruz del Siglo XXI o pierden la oportunidad y al hacerlo  exponen a todo un pueblo a sufrir los embates de la falta de una planeación política, llevando a la sociedad en general a derroteros no esperados de inseguridad, violencia, justicia por propia mano, y otros espectros de incertidumbre de ninguna manera deseados.

Muchas gracias.

Jesús Ricaño Escobar

Ponencia presentada en el CETRADE dentro del Foro “Reflexiones en voz alta: Democracia y Gobernabilidad”,  Xalapa, Veracruz, 22 de octubre de 2004.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s